Es innegable el poder que tiene la sonrisa para poder sentirse bien con uno mismo. Esta expresión facial tiene enorme poder también dentro de las relaciones sociales. Nacemos con la capacidad de sonreír, pero a medida que envejecemos, sonreímos con menos frecuencia.¿Por qué es importante...

¿Hablamos?